PREVENCIÓN ONCOLÓGICA

Para poder reducir el riesgo a padecer cancer, la mejor forma de hacerlo es mediante la prevención. Hay varias formas de prevenir los diferentes tipos de cánceres, como por ejemplo, llevar un estilo de vida saludable, protegerse del sol y de sustancias que conocemos provocan cáncer o vacunarse.

 

Pero, como dice el Instituto Nacional del Cáncer, el cáncer es una enfermedad genética. Explicado de una manera muy simple, si se producen cambios en los genes encargados de controlar nuestras células y su funcionamiento se crea el cáncer.

Estos cambios genéticos pueden ser heredados y adquiridos. Si son heredados, quiere decir que han sido transmitidos por nuestros padres y si son adquiridos se deben a errores del ADN durante el proceso de división de las células o por exponerse a sustancias que dañan el ADN (por ejemplo, el tabaco, la radiación y los rayos UV del sol).

La prevención del cáncer tiene un impacto muy importante en la esperanza de vida de una persona.